¿Cómo Machu Picchu se convirtió en el gran símbolo del Perú?

¿Cómo Machu Picchu se convirtió en el gran símbolo del Perú?
noviembre 3, 2021 Ana Choi Vidal

El libro Destino Machu Picchu. La política del turismo en el Perú del siglo XX, de Mark Rice, demuestra la importancia que tuvo el turismo desde los inicios de Machu Picchu hasta su ascenso como ícono del país y destino turístico del mundo. Reconstruye su gran historia a partir de figuras importantes, hechos históricos, pasajes e información relevantes antes desconocidos.

Machu Picchu es sinónimo del Perú.

Perú es sinónimo de Machu Picchu.

Dentro y fuera del país, la ciudadela inca ―considerada una de las siete maravillas del mundo moderno― es motivo de orgullo e identidad. Hoy los peruanos lo sienten así, y los extranjeros reconocen en este legado a un país entero. Pero no siempre fue así: para que eso suceda, tuvieron que ocurrir muchas cosas. ¿Cómo Machu Picchu pasó a ser uno de los destinos turísticos más famosos del mundo y una representación icónica del Perú?

Muchos creen que Machu Picchu fue destinado a hacerse famoso después de las controvertidas expediciones del explorador estadounidense Hiram Bingham a inicios del siglo XX. Lo cierto es que estas fueron importantes para su historia moderna, aunque no suficientes para que se convirtiera en el gran símbolo del Perú.

Destino Machu Picchu. La política del turismo en el Perú del siglo XX, de Mark Rice, muestra cómo su ascenso fue un proceso impredecible que involucró a un conjunto diverso de figuras históricas, en el que jugó un rol fundamental el turismo, pues, a medida que este posicionaba a Machu Picchu como lugar de interés internacional, el Estado central —apunta el autor— se mostraba más convencido en adoptarlo como símbolo nacional, ya que vinculaba directamente la identidad nacional peruana con un pasado andino e incaico.

Rice lo dice muy claro en la introducción del libro: “el desarrollo del turismo no se debió al ascenso y prominencia de Machu Picchu, sino que fue esta actividad la que tuvo un papel central en su reinvención moderna desde el principio mismo”. Es decir, el turismo influyó directamente en convertir a Machu Picchu en el gran símbolo peruano y destino global de viaje, y no fue la creciente fama de Machu Picchu la que impulsó el turismo.

En esa perspectiva, a lo largo de las páginas del libro, el autor plantea nuevas interrogantes sobre “cómo vemos el impacto del desarrollo del turismo y el lugar que ocupa en el imaginario de la identidad regional, así como nacional”.

Actores nacionales, transnacionales y el Estado

Ahora bien, ¿cómo el turismo tuvo un papel central en el auge de Machu Picchu? Para comprenderlo, es clave resaltar ―menciona Rice― a la población local y sus aliados globales que guiaron el desarrollo de esta actividad. En el libro se explica que el turismo estuvo influenciado por las acciones de los cuzqueños junto con actores e instituciones transnacionales.

Los líderes cuzqueños vieron en el turismo una oportunidad para “elevar la posición cultural y política que el Cusco tenía en el Perú”. Para lograr este objetivo, se relacionaron con actores de Estados Unidos y del mundo, con el fin de promocionar el turismo en Machu Picchu. Entre ellos, destacan los inversionistas hoteleros, estudios cinematográficos, aerolíneas, además de instituciones como la Unesco.

De otro lado, el autor también pormenoriza los aportes, limitaciones y medidas que tomaron los Gobiernos peruanos sobre el turismo en Machu Picchu y Cusco desde el descubrimiento de Hiram Bingham en 1911. Rice afirma que “la historia del turismo en el Cusco a menudo reflejó los cambios políticos y económicos que se producían en Lima o reaccionó a ellos”.

La construcción de un símbolo

Los lectores conocerán muchas figuras importantes, hechos históricos, pasajes e información relevante antes desconocidos sobre el proceso de transformación de Machu Picchu en la imagen más reconocida del país. El libro se divide en cinco capítulos y un epílogo, los cuales ―tal como anota el autor en la introducción― pueden estructurarse en tres etapas clave según el rol que cumplió el turismo.

En la primera etapa (1900-1948), comprendida por los capítulos 1 y 2, el turismo ayudó a los cusqueños para construir y difundir una narrativa e identidad cusqueña en el ámbito nacional. En la segunda etapa (1948-1975), narrada en los capítulos 3 y 4, el turismo es “una fuerza positiva y modernizadora”. Finalmente, en el capítulo 5 y el epílogo, que forman la tercera etapa (1975 a 2011), aparece Machu Picchu convertido en un importante destino turístico mundial y símbolo del país.

Más allá de los cuestionamientos, interrogantes y nuevos descubrimientos que encontrarán los lectores, el libro de Rice también es una contribución al campo de la historia del turismo en América Latina, principalmente porque presta atención a los Andes y analiza la influencia que tiene esta actividad a nivel regional, temas que han sido poco desarrollados en otras investigaciones. Además, revela la relación directa entre el nacionalismo y transnacionalismo.

Al abordar estos aspectos, la publicación es útil para investigadores, académicos y estudiantes, así como para cualquier persona interesada en conocer cómo Machu Picchu alcanzó un lugar preponderante en la identidad nacional y se convirtió en sinónimo del Perú.

No es gratuito que Machu Picchu sea la primera imagen que los extranjeros relacionan cuando les nombran al Perú, menos aún que los peruanos lo mencionen de inmediato cuando quieren exaltar su procedencia. Ocurrió un proceso de transformación que dio pie a la gran historia de Machu Picchu, como se narra en este libro. Sumergirse en él es una experiencia enriquecedora: cuanto más conoces sobre Machu Picchu, más entiendes lo que significa para el Perú y el mundo.

Adquiere aquí el ebook Destino Machu Picchu. La política del turismo en el Perú del siglo XX.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*