Herramientas de la economía experimental para entender el comportamiento de las personas

Herramientas de la economía experimental para entender el comportamiento de las personas
mayo 21, 2020 Soledad Sevilla Mendoza

Economía experimental: nuevas metodologías para analizar el comportamiento individual, de Francisco Galarza y Mauricio Power, reúne muchas de las metodologías experimentales que actualmente sirven de base para la búsqueda de soluciones conductuales a la pandemia del coronavirus.

En 1981, Amos Tversky, pionero de la ciencia del comportamiento, y Daniel Kahneman, años después Premio Nobel de Economía 2002, reunieron a dos grupos de personas por separado para hacer un experimento. Les pidieron que imaginen que Estados Unidos se estaba preparando para el brote de una rara enfermedad asiática. Luego, les dieron a elegir entre programas científicos cuyos resultados eran los mismos, pero que estaban presentados de distinta manera: el primer grupo debía escoger entre soluciones expresadas según el número de vidas salvadas, y el segundo grupo, entre opciones basadas en el número de vidas perdidas. ¿Cuáles fueron los resultados?

Los psicólogos —sí, Tversky y Kahneman provienen de la psicología— evidenciaron que las pérdidas impactan mentalmente más que las ganancias. De modo que, ante alternativas propuestas en términos de defunciones, las personas eligieron mayores riesgos con tal de evitar fallecimientos. En otras palabras, los cambios en la presentación de los problemas pueden tener un impacto importante en nuestras decisiones. Así como este aporte, muchos otros de Tversky y Kahneman han vuelto al debate público en el contexto de la pandemia del coronavirus.

El experimento también consta en el libro Economía experimental: nuevas metodologías para analizar el comportamiento individual, de Francisco Galarza y Mauricio Power. Pero en la publicación no solo se destaca ese experimento de Tversky y Kahneman: hay muchas referencias a sus distintas investigaciones. De igual forma, se explican los aportes de los economistas Vernon Smith, pionero de la economía experimental, y Richard Thaler, Premio Nobel de Economía 2017, entre otros exponentes de lo que se ha denominado la «economía del comportamiento». Además, incluye los aportes de otros economistas y científicos que utilizan métodos experimentales —la teoría de juegos es uno de ellos— para analizar la validez de teorías económicas y el comportamiento individual y grupal.

Diversidad de experimentos económicos

El libro reúne una selección de experimentos aplicados a la microeconomía, finanzas, economía pública, economía del desarrollo y economía laboral. En esta última, por ejemplo, se muestran los resultados de un estudio experimental de Francisco Galarza, Liuba Kogan y Gustavo Yamada, investigadores de la Universidad del Pacífico. Este consistió en enviar currículos de vida (CV) ficticios a convocatorias de empleo concretas. Todos los CV eran similares en experiencia laboral, capacitación y educación, y solo estaban diferenciados por el sexo y origen racial del postulante. De esta manera, demostraron que existe una marcada discriminación sexual y racial a nivel de empleos profesionales, técnicos y no calificados.

Para lograr analizar estos experimentos, el libro empieza con un marco conceptual bastante detallado, como una especie de guía para embarcarse a la investigación con métodos experimentales. Como dicen los autores, la publicación es «un repaso de algunas de las herramientas más usadas en la economía experimental para el análisis económico». En ese sentido, «constituye un esfuerzo por mostrar las ventajas, así como las limitaciones, de los métodos experimentales más comúnmente usados en el análisis de distintos fenómenos que tengan un componente económico».

El libro fue publicado en el 2012. En la introducción, los autores anotaron: «aún una considerable proporción de economistas desconoce, o permanece incrédula respecto a la utilidad de los métodos experimentales». ¿Hoy, ocho años después, algún científico puede ser incrédulo ante estos aportes? Todo lo contrario: la economía que analiza el comportamiento individual con métodos heterodoxos está en el centro del debate público, contribuyendo a buscar soluciones a la crisis actual. En ese sentido, el libro es visionario y, como tal, se mantiene vigente.

Comment (1)

  1. Armando Aguilar 1 semana hace

    Me encantó la reseña.
    Ya quiero poder leerla

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*