La urgencia de implementar la responsabilidad social universitaria

La urgencia de implementar la responsabilidad social universitaria
mayo 8, 2020 Soledad Sevilla Mendoza

Los autores Matilde Schwalb, María Ángela Prialé y François Vallaeys explican la responsabilidad social en el contexto de un proceso de mejora continua de la gestión universitaria. La adopción de una responsabilidad social integral cobra mayor relevancia en los actuales procesos de licenciamiento y acreditación por los que están pasando las universidades peruanas.

La responsabilidad social universitaria (RSU) es parte fundamental del proceso de mejora continua de la educación superior que viene siendo promovida por instituciones públicas como la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) y el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace). La RSU tiene un carácter transversal puesto que articula la gestión administrativa de la universidad con sus funciones centrales de docencia, investigación y extensión o proyección social.

En el texto Guía de responsabilidad social universitaria, los autores Matilde Schwalb, María Ángela Prialé y François Vallaeys sostienen que existe la idea equivocada de que la RSU supone tener, dentro de la universidad, una oficina de proyección social que organice actividades de ayuda a los sectores menos favorecidos de su entorno. Sin embargo, para los autores, la RSU debe entenderse como una visión integral que abarque todas las funciones de la universidad, incluidas, por supuesto, aquellas que el Estado busca mejorar. Por ello, es importante reforzar la diferenciación entre RSU y proyección social con este gráfico:

 

Un enfoque transversal

La RSU, desarrollada por Schwalb, Prialé y Vallaeys, es vista como una política integral y transversal de la universidad. Esta política responde a los objetivos del Estado, los mismos que, mediante el proceso de licenciamiento y acreditación que está llevando a cabo, buscan la mejora en la calidad del sistema universitario peruano como un todo.

Los autores de la Guía coinciden con la Ley Universitaria en su concepción de la RSU. Pero esta norma va más allá al exigir que las universidades inviertan al menos el 2% de su presupuesto en proyectos de responsabilidad social.

Un motor importante para el desarrollo de la RSU en el Perú es el Sineace. Entre los criterios que el Sineace exige a la universidad peruana para acreditarse se encuentra un conjunto de estándares de RSU. Estos estándares pueden ser de tipo institucional o estar referidos a programas de estudio o de especialidad.

Es aquí donde la Guía de responsabilidad social universitaria puede contribuir. Por un lado, aclara conceptos y, por otro, ofrece orientación para implementar la RSU o para mejorar los procesos de gestión de la universidad, sobre la base de los principios que promueve la responsabilidad social.

Coherencia es responsabilidad

Aplicar la RSU de manera aislada puede generar incoherencias institucionales, como sería el caso de una administración central que se desligue de las iniciativas de proyección social promovidas por la misma universidad. Asimismo, sería incoherente desvincular la proyección social de las actividades formativas y de investigación.

Para evitar estas incoherencias e iniciar la transformación hacia la RSU integral, es necesario tener bien definido el concepto de responsabilidad social, así como sensibilizar a toda la comunidad universitaria respecto de la importancia de su participación en cada etapa del proceso.

Puedes descargar la Guía de Responsabilidad Social Universitaria aquí

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*